martes, 29 de marzo de 2016

Y al final... hicimos la Mona

En el post anterior os enseñaba la Cesta Primaveral de Pascua, para celebrar la llegada de la primavera, y para poner y reponer huevos de chocolate.

En otro tiempo y lugar, esta cesta hubiese sido considerada por mis hijos como nuestra Mona de Pascua. Pero no. La peque tiene interiorizada otra visión y, ayer lunes, tuvimos que hacer las monas de pascua expres... una para la peque, otra para el mayor y una tercera para la primita.



Buscando en la caja de "festejos" sacamos tres platos, tres blondas y restos de adornillos de otras celebraciones. Fuimos al súper a por unos "donuts" y bolitas de chocolate, y rescatamos también un bote de bolitas de caramelo que estaba escondido (y no caducado) en el fondo de un armario. Y por supuesto, huevos de chocolate, que de eso este año tenemos un montón.





Nada que ver con la Mona del año pasado, en dónde lo dimos todo; y más en la línea, aunque mucho más sencilla, que la Mona de hace dos años.

En realidad es un acto muy simbólico para mi hija ( esta vez el mayor hizo de observador y de comilón ), y cómo véis a falta de tiempo y recursos, en realidad con muy poco podemos pasar un rato divertido con los más peques.


1 comentario:

  1. Anda que mona tan mona, jajaja, si el que no se conforma es porque no quiere, ya lo dicen. Y lo que disfruto la peke montandola y todo antes de comersela :P
    Besote!!!!

    ResponderEliminar

¿Te apetece comentar algo? Adelante, todas vuestras palabras son bienvenidas. Gracias.