lunes, 31 de agosto de 2015

No sin mis letras

Y ahora alguien pensará... casi un mes sin hacer una entrada en el blog, y va esta pesada y nos enseña más letras?

La verdad es que tengo algunas cositas que enseñaros que he estado haciendo estas vacaciones, aunque no mucho. El problema es que algunas no puedo mostrarlas hasta que hayan llegado a sus destinos, y en vacaciones correos se toma su tiempo.

Y tenía pendiente estas letrillas, que ya estaban hechas pero no entregadas. Se trata de letras para los peques de mi familia, que también se las merecen. Ya las tienen en sus habitaciones, así que...




No serán las últimas letras... ya os aviso, pero prometo que en al menos dos meses no os enseño ninguna más.




martes, 4 de agosto de 2015

Vacaciones scraperas

Aunque aún tengo unas cosillas pendientes que terminar, mi intención en el mes de agosto no es empezar ningún proyecto nuevo concreto.

El caso es que me he propuesto experimentar. Salir de mi zona de confort de formas y estilos, y buscar nuevas sendas creativas.

En mi agenda de agosto no está previsto nada especial más que aprovechar lo que nos ofrece nuestro entorno más cercano (vamos, que por aquí nos quedamos, ja,ja); pero me he preparado un maletín vacacional lleno de color para quitarme el mono scrapero sin proyectos concretos, en un mes dedicado por excelencia al "il dolce far niente". Y aunque esté rodeada de mis materiales y herramientas, me daré tirones de oreja a mi misma si siento la tentación de utilizar lo que no esté dentro de mi maletilla de vacaciones scraperas.

Os enseño todo lo que lleva.












Lo que salga de aquí, ya os lo iré enseñando...




Ya os dije que aún quedaban más...

Soy la loca de las letras. Llamadme pesada si queréis, lo entiendo.

Aquí va otra ronda. Que si, que os las podía haber enseñado en el post anterior, pero aún no las había entregado, y no creí que los astros se fuesen a alinear para entragarlas todas tan pronto. Pero, así, sin darnos casi cuenta, se organizó una quedada de tarde en el parque y Celia pudo entregar estas letras a tres de sus compis. Y es que no pudimos ir al triple cumpleaños porque no estábamos disponibles el día que se celebró. Pero bajo ningún concepto, Carla, Nur y Darío, se iban a quedar sin sus letras.

Y así, entre columpios, bicis, espadas y escudos, muñecos y el perrito Boris, cada uno de ellos recibió su regalo.





Ya os aviso, que en lo que queda de año, hay al menos 4 por hacer/entregar, pero no os preocupéis, que no será mañana.




domingo, 2 de agosto de 2015

Más letras... un no parar.

Os dejo con dos letras más. Un no parar. Y las que quedan, que yo calculé mal y resulta que en mi red social hay más niños que adultos, ja,ja. Pues ahí van, una A y una C.






Historias de familia

He pasado una semanilla en casa de mi hermano y mi cuñada. Para verlos, echarles una manilla con mi sobri "de acogida" y disfrutar de su compañía.

Llegué con un álbum debajo del brazo, pues había sido el cumple de mi cuñada, y para las fotos del veranillo sabía que le iba a gustar.


He repetido la estructura que hicimos en una de las xuntanzas scraperas. Y van tres, los dos primeros los hice para mis hermanas, el que hice en la xuntanza los podéis ver AQUÍ, y el segundo AQUÍ. Y es que aunque es muy laborioso y lleva mucho material, le cogí el gustillo.








He utilizado cartulina negra, el kit de la colección Family Stories de Teresa Collins, troqueladora de bordes y poco más.





En mi estancia en Zaragoza, aunque me llevé algo de material, no he scrapeado mucho, algunas tarjetillas que os he enseñado en la entrada anterior, y una cuarta muy especial en agradecimiento a la hospitalidad recibida. La hice la noche antes de mi partida, sin llamar la atención, y justo antes de salir por la puerta para coger el tren, la dejé estratégicamente colocada en lo alto de un aparador para que se la encontrasen en plan sorpresa.




Los primeros días el calor fue demoledor. Yo que soy de frío , casi palmo. A mi me pones más de 25 grados y no soy persona. Así que una tarde en la que decidimos quedarnos en casita al abrigo del aire acondicionado, hicimos un mini taller de tarjetas para mi sobri se las lleve a su familia ucraniana.



En Navidad ya hicimos algo parecido y le encantó. Así que nada más llegar, me lo llevé a Larraz, una tienda de manualidades de Zaragoza, para que eligiese algunas cositas. Al final salimos con un pack de troqueladoras, sellos y tintas, que ha utilizado para hacer las tarjetas lindas que veis en la foto.

Y luego llegó el fresquito (Zaragoza, finales de julio y temperaturas entre 19 y 24 grados... ni en mis mejores sueños). Y vinieron mis peques de ver a sus abuelos catalanes, y nos fuimos de parques y terraceo, y al parque de atracciones, y a comer helados, y a degustar comida india, y a jugar al parchís y a la oca... Que no me he aburrido nada, nada, nada. Una semana en excelente compañía, muy completa, intensa e incluso fresquita. ¿Se puede pedir más?

Por cierto, mi cuñada ya ha sido infectada por el virus scrapero y está haciendo sus pinitos. Je,je, si es que esto engancha. En breve se hará ella los álbumes. 

El caso es que hablando del scrap, materiales y demás, la verdad es que por temas de trabajo ella no dispone de mucho tiempo, aunque ve en el scrap una forma de relajarse y desconectar, pero no quiere volverse loca comprando materiales o ideando proyectos descomunales; así que me ha dado una idea... pero de momento no os puedo contar más, tengo que acabar de darle forma en mi cabeza.


Scrap de verano - Tarjeteando

Esta última semana no he tenido mucho tiempo para scrapear, pero he decidido hacer pequeños momentos creativos aprovechando restos de materiales.

La idea era hacer tarjetas alegres y coloridas.

Y utilizando restos de cartulinas y papeles, algunas tarjetas de journaling, brads y algún troquelado, me ha salido esto.


Si tuvieses que elegir una ¿con cuál te quedarías?