martes, 21 de julio de 2015

Alterando tarritos

Mi madre tenía guardados unos mini tarritos de mermelada. ¿Y para quien eran? Pues para mi, claro. Que tengo a parte de la familia y amistades con síndrome de diógenes, guardándome cositas para ver si puedo hacer algo con ellas.

Y como ya es tradición, tenía que hacer unos detallitos para mis tías y tío, que han venido a pasar unas semanitas al fresquito.






Las tapitas de los tarros están pintadas con acrílicos, pero antes le he dado una capa de gesso para que la pintura quede bien adherida. Una vez aplicada y seca la pintura, les he dado un poco de cera incolora.

Para decorar las tapas he usado flores, y en el tarrito de toque más masculino una pieza metálica.

El vidrio está decorado con fabric tape y con un botón.

















2 comentarios:

  1. Que monada Pilar, tú eres de las mías, no hay nada feo si no mal decorado. Muacs!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonitos! Son todos preciosos sin distinción. Tus parientes no van a querer marcharse de tu casa nunca. Un besazo.

    ResponderEliminar

¿Te apetece comentar algo? Adelante, todas vuestras palabras son bienvenidas. Gracias.