miércoles, 25 de febrero de 2015

Recuerdos en la cocina

Tengo un amigo muy particular. No me voy a enrollar contando como nos conocimos ni cómo se afianzó nuestra amistad, pero sí os voy a decir que si no llega a ser por ese momento y lugar en el que nos conocimos, probablemente nunca jamás habríamos coincidido.

Creo que somos personas muy diferentes, pero a la vez tenemos coincidencias especiales que nos unen respecto a formas de pensar y de entender la vida; aún cuando nuestras vidas poco tengan que ver la una con la otra.

Sabemos el uno del otro, por nosotros mismos. Más allá de nuestra coincidencia, no hay otras relaciones o amistades que nos unan. Vamos, que si quiero saber de él, tengo que preguntarle a él, porque no puedo hacerlo a nadie más (y viceversa).

No nos vemos mucho. Charlamos por facebook, y de vez en cuando quedamos. Y pese a todo esto, lo siento como un amigo muy cercano.

Hace un tiempo su madre les dejó. Se fué tras un duro proceso de enfermedad de altas y bajas. Y al final se fué.

Hace una semana hizo un comentario respecto a las recetas de su madre. Y es que rebuscando en la cocina, encontraron pequeños "tesoros" culinarios, en retazos de papel, del puño y letra de su madre. Y algunas las pusieron en práctica.

Pensé en el dolor que supone perder a un ser querido. En este caso una madre y, en el sabor agridulce que debe dejar recordarla a través de sus platos. Recordar su buen hacer, su mismo, su compañía y su dedicación. Recordar que ya no está.

Y a mi mente vino un recetario especial, sencillo en formas, pero difícil en contenido, sobre todo por lo que implica el recuerdo. Y me puse manos a la obra.






Hoy nos hemos visto y se lo he entregado. No soy muy buena mostrando mis sentimientos y emociones en las distancias cortas. Será cierto pudor absurdo. A veces no sé como decir las cosas, especialmente cuando implican grandes emociones. Quizás por eso me gusta crear con mis manos para los demás. Es, probablemente, mi mejor forma de demostrar lo que siento.










8 comentarios:

  1. Que entrada tan bonita, me ha emocionado, porque tu amigo va a poder guardar un pedacito de su madre en ese recetario tan maravilloso, habrás contribuido a eso.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía ganas de hacerle algo y bueno, la ocasión, aunque un poquillo triste, fue estupenda. Perder a un padre es muy duro, lo sé, pero no me puedo imaginar lo que es perder a una madre.

      Eliminar
  2. Increible regalo que le has hecho. Jamás lo olvidará. Una entrada y recetario preciosos. Besitoss

    ResponderEliminar
  3. Seguro que le ha gustado mucho, además creo que has acertado con los papeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, los papeles son muy chulos. No lo puse en la entrada, pero son de SodAlicius

      Eliminar

¿Te apetece comentar algo? Adelante, todas vuestras palabras son bienvenidas. Gracias.