sábado, 31 de mayo de 2014

Cómo scrapear y no perder la cabeza en el intento: Episodio 2


Después de lanzarme de cabeza con el Episodio 1, llega a sus pantalla la nueva entrega de… ¡¡¿¿ Cómo scrapear y no perder la cabeza en el intento ??!!

(Quiero agradecer con todo mi corazón la acogida y comentarios del Episodio 1
Me habéis dado alas. Espero estar a la altura de vuestras expectativas, ja,ja).

Todo empezó cuando sentí la necesidad de materializar algunos puntos de vista y reflexiones en torno al maravilloso arte de hacer scrapbooking, a partir de mis vivencias propias y de mis relaciones con otras compañeras y compañeros scraperos.

Y es que cuando el scrap entra en tu vida, entras en un fantástico mundo de luz y color, pero también podemos caer en un abismo de perdición.

En el Episodio 1 hablamos del Síndrome de Diógenes Scrapero (SDS) y el Trastorno por acumulación Scrapera (TAS). Y es que… no podemos negarlo, en cierta medida nos movemos en el peligroso terreno de las adicciones. Adicciones múltiples, porque una vez que te has enganchado al scrap… una cosa lleva a la otra… y…

  • Uau!!! Como me mola el Scrap!!!
  • Anda!!! Si internet está lleno de tutoriales!!!
  • Oleee!!!! Que grupos más estupendos de scrap hay en Facebook!!! 
  • Y hacen intercambios!!!
  • Mira!!! Que blog más molones!!!
  • Y puedo ir a talleres!!! Presenciales y on-line!!! No me voy a perder ni uno!!!
  • Alaaaa!!!! Cuantos materiales chulos!!! Los quiero todos!!!
  • Tomaaa!!! Será por tiendas??? Si puedo encontrar de todo!!!
  • Y ahora dónde meto todo esto??? Necesito una scraproom yaaa!!!
  • Y si me hago una fan page de facebook??? O un blog??? Las dos cosas??? Si, será lo mejor.


¿Y los daños colaterales? ¿Pensamos alguna vez en ellos? ¿En nuestra familia? ¿En nuestros amigos? ¿En nuestro presupuesto?

“ - Mamá ¿Cuándo vamos a cenar? 
   -  Ahora, en un ratín… (Dónde narices habré metido el teléfono del restaurante chino)"

“ - Cariño… ¿este cargo a la tarjata de chorrocientos euros…? 
   - Ay amor, nada, unas cositas que necesitaba… era el día sin iva y no podía dejar pasar la oportunidad… Por cierto, estaba pensando en hacerte esas croquetitas que tanto te gustan…”


“- ¿Cómo van los exámenes? 
  - Examenes??? Qué exámenes???”

“(En el trabajo)
 - Qué mala cara tienes… ¿has dormido mal otra vez? 
 - Uy, si, fatal… 
 -  Pues ya llevas varios días así… ¿no has pensando en ir al médico?”

“- Mamí ¿me compras una peonza? 
   - No, no y no, ya tienes 2 y el cuarto lleno de juguetes ¿para que necesitas más? 
  -  Mamá (tono y cara de esta tía está como una chota), tú tienes tu cuarto lleno de papeles y nadie te dice nada…”

"- Acuérdate que mañana es la fiesta sorpresa para Pepita y que habías quedado en hacer las tortillas… 
 - Eeehhh, siiii, claro…, estoooo, que estaba yo pensando…  el arroz tres delicias también os gusta ¿verdad?”
 
Así que lo prometido es deuda. 
En el Episodio 1 os dije que íbamos a tratar 
posibles soluciones a nuestra locura scrapera.
Allá vamos, porque…



No se trata de dejar de disfrutar de nuestros tiempos de scrap, ya sea creando, organizando, viendo turoriales, participando en grupos de facebook, haciendo intercambios, publicando en nuestras fan page o blogs, e incluso comprando… pero todo, en su justa medida y armonía con el resto de nuestra vida. 

Aquí os dejo algunas ideas que estoy intentando poner en práctica (algunas con bastante éxito, por cierto. Besitos para mi, je,je). 

La cuestión, como en todo, es estar convencidos de que queremos hacerlo.


Si nos centramos en proyectos concretos y no en ideas peregrinas, nuestras compras tendrán sentido y no acumularemos materiales… Que si, que son ideales, pero nunca acabamos de usar.

Ordenar nuestras ideas y nuestros proyectos también nos ayudará a planificar nuestros tiempos, y si es necesario a posponer o retrasar algunos de ellos.

Seamos realistas, los días sólo tienen 24 horas, y la mayoría de los mortales tenemos por delante muchas responsabilidades antes de ponernos a scrapear (y a gastar).


A la hora de comprar:

Podemos hacer una lista de proyectos inmediatos o a corto plazo y analizar los materiales que vamos a necesitar.


A continuación revisamos los materiales que ya tenemos y vemos si los podemos aprovechar para esos proyectos.  Podemos llegara  a sorprendernos, e incluso podemos encontrar alternativas con las que no habíamos contado.

Una vez tengamos la lista de lo que necesitamos comprar, es importante analizar el gasto que va a suponer. Y en cierta medida ver incluso como podemos reducirlo en función a materiales, marcas, tiendas, etc.

Sea como sea, debemos reducir los “lugares” de compra. Evidentemente a veces es difícil encontrarlo todo en un mismo sitio, pero a veces merece la pena el esfuerzo de ver, comparar, analizar y buscar la mejor de las opciones posibles.

Tienda física Vs Tienda on-line: 

No todas las personas tienen la oportunidad de tener una tienda física cerca. En incluso teniéndola, hay veces que sentimos la necesidad de recurrir a las tiendas on-line, porque en la física no tienen lo que necesitamos. 

Una de las cosas que atormenta a una mente scrapera, cuando compra on-line, son los gastos de envío. Cierto es que hay grandes diferencias entre unas tiendas y otras. Y que parece que tenemos la obligación de hacer pedido hasta superar el umbral de los gastos de envío gratis. 

Os propongo un ejercicio: cuando hagáis compra on-line y sintáis el impuslso de completar el pedido hasta los gastos de envío gratis, haced un cálculo del gasto que supone a mayores esos materiales no previstos respecto a los gastos de envío ¿merece la pena?

Volviendo a las tiendas físicas… el dinero en el bolsillo, no en la tarjeta. Vayamos con un presupuesto cerrado. No nos gastemos más de lo que teníamos previsto. Y la única solución efectiva es dejar en casa la tarjeta. 

Y siempre, siempre, pensando en nuestros proyectos inmediatos y a corto plazo. Tanto si es compra física como on.line, evitemos estas situaciones (aplicables a cualquier material):


“ Oooohhhh!!! Qué colección más monaaaaaa, no se muy bien que haré con ella pero me encataaaaa” NO  LA COMPRES!!

“ Y estos sellos??? Ahora que los he visto no puedo vivir sin ellos!!!”  SI PUEDES!!

“ Aaaahhhh!!!! Han llegado stencils nuevos!!! Qué maravilla!!!” VADE RETRO!! piensa en los que aún no has estrenado o que sólo has utilizado una vez.

 
Pero si lo haces, luego no te lamentes.

¿Y las compras colectivas?

Lo que en principio parece algo inofensivo, incluso beneficioso para tu economía, puede convertirse en la mayor de tus perdiciones.

Tú y tus compinches de compras colectivas podéis caer en una espiral autodestructiva de la que es difícil salir. Sólo podrás hacerlo con tu fuerza de voluntad. No tengas miedo de abandonarlos en su camino de perdición. Tu economía y salud mental te lo agradecerán.

Organizando los materiales:

Hablando de todas estas cosas, una gran amiga scrapera me eneñó una cosa muy interesante: los inventarios de materiales.

Durante unos segundos hasta nos reimos – bah, que tontería, si tampoco tengo tanto – pero… ¿Por qué no?

Y es que tener anotado, sino todos, algunos de nuestros materiales, de forma que los podamos revisar de forma rápida, nos puede ayudar mucho a la hora de encauzar nuestros proyectos, preparar de forma coherente nuestras compras y darnos cuenta de lo que tenemos y no utilizamos.


Así que… ¿por qué no nos scrapeamos un cuaderno inventario? Con separadores… y así tener a golpe de página nuestros sellos, tintas, washis, troqueles, stencils… incluso registrar las dintintas colecciones de papeles que usamos… Vale, no lo podremos inventariar todo, lo sé, pero una buena parte sí. Yo estoy en ello, ya os lo enseñaré.

Y haciendo inventario descubres que hay cosas que hace tiempo que no utilizas… ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de…? Si no lo has utilizado en tanto tiempo, no lo vas a utilizar nunca… Generalmente asociado a la moda, ropa, calzado, complementos… ¿Y por qué no lo aplicamos al scrap?

Vale, no lo utilizo ¿pero qué hago? Tenemos varias opciones:
  • Regalarlo
  • Venderlo de segunda mano  
  • Sortearlo

¿Se os ocurre alguna más? Yo tengo otra, pero va muy asociada a mi vida de madre. Y es que a mis hijos también les gusta eso de tejemanejar con tijeras, pegamentos, pinturas… y hay algunas cosas que van directamente a su caja de actividades: restos de papeles, de alfabetos, stickers, troquelados, decoraciones… en fin, todo lo que veo que les pueda ser útil y que no sea peligroso para ellos.
____________________________________

Bueno, amigas y amigos, hasta aquí hemos llegado. Espero que os haya gustado y os haya sido de utilidad este nuevo episodio. Ya estoy pensando en el siguiente… me rondan en la cabeza algunas cosillas.

Pero mientras tanto, sigamos disfrutando de nuestra locura scrapera, pero (como diríamos por estas tierras desde las que os escribo) con sentidiño. Nuestra mente nuestra alma, nuestro cuerpo… nuestra familia y amigos… y sobre todo, nuestra economía… nos lo agradecerán.



viernes, 30 de mayo de 2014

Álbum Zig-Zag

Este álbum lo empecé en la 6ª Xuntanza Scrapera. Se trata de unas crops que hacemos todos los meses varias chicas de Coruña y otras partes de Galicia.

Fue el proyecto que elegimos para hacer todas al unísino, de la mano de Rony y Cristina que fueron nuestras guías.

Es un proyecto muy bonito, pero creo que excesivamente laborioso tal y como se plantea en el tutorial del que recogimos la idea. Que aunque lo presentan como un proyecto sencillo, todas llegamos a la conclusión de que sencillo, sencillo... lo que se dice sencillo... Vamos, que no lo haces en una tarde, ni en dos...

En cualquier caso, el resultado es muy chulo, y aquí os dejo mi interpretación. Hoy le he dado los últimos retoques. A ver que os parece.












Y si queréis ver como se hace, aquí os dejo el tutorial... cuidado que la música engancha.




lunes, 26 de mayo de 2014

Para Marc

Marc es uno de los amiguitos de mi pequeña Celia, y hoy a celebrado su cumpleaños.

Fiestón por todo lo alto en Jungla Park, más conocido entre todos nosotros por "las bolas".

Alguien podría pensar que es el típico parque de bolas... pues si, no lo vamos a negar, eso es lo que es a simple vista. Pero además en un sitio al que todos los niños que van quieren repetir, y las mamis y los papis estamos encantados. Y no por la bolas, sinó por el maravillosos trato de las personas que allí trabajan. Así que es mucho más visitado que en fiestas y en cumpleaños. Y unos precios muy asequibles... Que llueve y no se puede ir al parque, todos a las bolas. Que tienes que hacer un recado urgente y no tienes en dónde dejar a las fieras, pues a las bolas. Confianza al 100%.

Y después de este momento publicidad, que no me pagan pero que me parecía de recibo hacerla, os voy a enseñar el álbum que le hemos hecho al cumpleañero.

Es bastante sencillito, pero creo que ha quedado muy molón.
 








sábado, 24 de mayo de 2014

Y qué cumplas muchos más.....

El domingo pasado fue el cumpleaños de mi hermana pequeña. Me comí sus pasteles y no le di su regalo.

No soy una mala hermana, lo que ocurre es que, muy a mi pesar, no me dió tiempo a tenerlo listo a tiempo. 

Últimamente no tengo mucho tiempo para scrapear, pero esta semanita le he robado algunas horitas al sueño y ayer, por fin, le di los toquecitos finales.

Y mañana, una semana después, volveremos a comer juntas y le podré dar su regalito. Hecho con mucho amor y cariño.

Se trata de un recetario. Y como ella no pasa por aquí, y ahora tengo un ratito mientras las fieras están hiptonizadas por el fútbol, pues ya os enseño algunos detallitos.




 



 




Y para completar el regalito, un detallito de trapillo, que a ella le gustan mucho los cestos que hago.


 ¡¡ FELICIDADES HERMANITA !!




sábado, 17 de mayo de 2014

Fogonazos de inspiración

Ayer me llamó una de mis mejores amigas. Vive en Madrid, y ooohhh!!! sorpresa!!!! se había venido unos días a estar con sus padres. Estaba súper liada haciendo gestiones con ellos y aunque tenía muy poquito tiempo me citaba a un cafecito para hoy que, por supuesto, no rechacé.

El caso es que a esta amiga la veo muy poquito y la quiero mucho, y siempre que viene me gusta tenerle un detallito. Ella es una apasionada de los cuadernillos y libretitas, así que en principio lo tenía fácil, pero muy poco tiempo.

Mi cerebro empieza a rular... qué hago, qué hago, qué hago... vale si, una libretilla alterada, pero tampoco es plan hacer una chapuzada así en 2 segundos... hacer por hacer es tontería... Y de repente mis ojos se posaron en unos restillos de los papeles de Botanizal Tea de G45 que me sobraron del álbum del taller de Manoli Picatua  y... zas, zas, zas, fogonazos, primero borrosos y luego más nítidos... manos a la obra: los restos de papeles, un trozo de puntilla, tijeras, tinta distress, adhesivos y en un plis-plas...



No se como explicar la sensación que tuve, fue todo muy rápido, y técnicamente un trabajo muy sencillo, pero me sentí tan entusiasmada cuando vi el resultado final... (y cuando se lo di). Creo que fue el cariño con el que lo hice lo que me dió ese subidón. ¿Habéis experimentado alguna vez esa sensación?





viernes, 16 de mayo de 2014

Como scrapear y no perder la cabeza en el intento: Episodio 1


Esta entrada es la primera de una serie que tengo en mente. Y es que últimamente he vivido algunas experiencias reveladoras con algunas colegas de scrap que me están llevando a hacer un replanteamiento existencial en mi yo scrapero.

Advertencia: Este post no es apto para scraperas/os sin sentido del humor. No vaya a ser que alguien se me mosquee y la liemos parda.
  A mi es que se me va mucho la olla, y si encima me junto con otras personas a las que se les va tanto a más como a mí, se produce la TOLEMIA SCRAPERA (Tolemia: palabra gallega cuyo significado es el equivalente a locura, pérdida de la razón, acción irreflexiva o desacertada).Y es que por mucho que nos pese, la supuesta normalidad de nuestros actos, no puede avalarse en el hecho de que un número (a veces nada significativo) de personas actúen como nosotros y/o con nosotros.

Las manifestaciones de la locura scrapera pueden ser muy variadas y se pueden considerar síndromes de diversos tipos. En cada caso, la persona afectada muestra una conducta que se aparta de la racionalidad a través de muestras variadas de pérdidas de control y de la realización de actos extraños e insólitos a ojos no scraperos. Es entonces cuando muchas personas empiezan a mirarte e incluso a tratarte como si fueses un alienígena.


 ¿Estoy oyendo risitas flojas? 
 ¿O acaso estás en la fase de negación?
  
(Negación: mecanismo de autodefensa que consiste en enfrentarse a los conflictos negando su existencia o su relación o relevancia con uno mismo).

Sigamos... y veamos pues los primeros SÍNDROMES y TRASTORNOS de la locura scrapera que quiero tratar: El Síndrome de Diógenes Scrapero y el Trastorno por Acumulación Scrapera.

Parecen lo mismo, pero no lo son. Pero si estás afectada o afectado por la locura scrapera, enseguida te identificarás con uno o... ¡¡Horror!!... con ambos.

Vayamos por partes...

SÍNDROME DE DIÓGENES SCRAPERO - SDS

Aislamiento social y reclusión en el propio hogar pueden ser los primeros indicios del SDS.
" - Tía, que nos vamos al cine ¿te apuntas?
  - Ay, no puedo, es que me han encargado tres álbumes, cinco cajas y 28 tarjetas".

Las personas scraperas afectadas se caracterizan por vestir con cierto desaliño. Reservan sus mejores galas para las contadas ocasiones en las que salen de su hogar, para ir a tiendas de scrap, talleres o crops. A veces ni eso...
" - Hija, te he tirado a la basura ese chandal tan viejo y sucio que tenías en el armario.
  - Mamá ¿estás loca? ¿Y qué me pongo ahora para scrapear?
  - Pero... ¿se puede saber que has hecho con los 100 euros que te regalé por tu cumpleaños? Te dije que eran para ropa."


Las personas que sufren SDS pueden llegar a acumular grandes cantidades de "desperdicios" en sus domicilios, que los afectados por este síndrome consideran "tesoros"... lo que el común de los mortales llamaría basura. Se suelen escudar en las ideas de reciclaje y reutilización. 
 
Generalmente se trata de residuos derivados del cartón y el papel: cartones de cereales, de galletas, cajas de quesitos... y sobre todo, cantidades demenciales de restos de papeles y cartulinas.

 " - ¿Se puede saber para qué guardas estos rollos del papel higiénico?
  - Son para un mini súper chulo que he visto en el blog de fulanita.
  - Ya, vale, de acuerdo pero ¿para hacer un mini necesitas 200?"

También tienden a "atesorar" bolsas, plásticos, telas, botes, latas, restos de cuerdas, cintas, lanas, hilos, alambres, restos de maderas...
" - Me estoy volviendo loca, no encuentro una bolsa azul. Era súper importante.
  - ¿Aquella bolsa de basura que tenías al lado de la mesa? La tiré ayer al contenedor.
  - Noooooooooooooooooo!!!! "

Otra de las manifestaciones del SDS es la obsesión por los muebles viejos, rotos y descoloridos con el objetivo de poner en práctica el "tunning". Recogidos de la basura o "rescatados" de casas de familiares o amigos que iban a cometer la herejía de tirarlos a la basura.
 "- ¿Cómo? ¿Qué vas a cambiar los muebles del salón? ¿Y qué vas a hacer con los viejos?... Manoloooooo!!!!! Vete a pedirle la furgoneta al amigo de tu primo, que me va a quedar la scrap-room divina de la muerte."

TRASTORNO POR ACUMULACIÓN SCRAPERA - TAS

Podría parecer lo mismo que el anterior, pero no lo es. Hay ciertos matices diferenciadores.

Las personas afectadas por TAS perturban la convivencia y habitabilidad de su vivienda, al invadir varias habitaciones o el pasillo, donde apilan cajas y cajas llenas de materiales scraperos, llegándose en casos extremos a crear un pequeño camino por el que hay que pasar.

Incluso acaparan los sillones, sofás, camas..., de manera que, para sentarse o acostarse, hay que retirar todo lo amontonado. Se han dado casos en los que cocinas y baños se han visto afectados

El problema de vivir con personas que padecen TAS es evidente, por no hablar del peligro que supone tropezar, caerse o que se te caiga algo encima.

El TAS también puede derivar en SDS cuando la persona afectada deduce que todos los problemas de desorden se solucionarían con algún mueble viejo que tunear para poner en la scrap-room y así guardar los materiales.
" - Pero...¿si ya tienes el cuarto amueblado?
  - Si, pero si meto la cajonera vieja de la abuela y saco la estantería y la pongo en la cocina, aquí guardo los papeles y allí las herramientas y los adhesivos... Además me vendría genial para guardar los 200 rollos de papel higiénico que me ha dicho una amiga que necesito para hacer un mini divino que ha visto en el blog de fulanita."

Qué ¿cómo lo veis? 
¿Os sentís identificadas o identificados? 
¿Un poco? ¿Bastante? ¿Con todo? 
¿Seguimos en la fase de negación? 

El punto de partida del SDS y el TAS suele ser ese espacio en el que hacemos scrap, que si no nos andamos con ojo puede acabar siendo un aguiero negro.

Nos podemos encontrar con dos situaciones: tener una habitación propia y específica para scrapear, lo que venimos denominando scrap-room; o tener que habilitar un espacio en una habitación compartida, véase salón, salita, despacho o habitación, lo que vendría a ser el scrap-rincón (cocinas y baños, por favor no).

Si tienes la suerte de disponer de un espacio propio y amplio, te felicito... o a lo mejor no... y es que en la mente scrapera, más espacio no tiene porqué significar más comodidad y orden, sino más sitio para meter más cosas. Y es que sin darnos cuenta podemos convertir nuestras estancias scraperas en pistas de obstáculos o búsquedas del tesoro con mapas para encontrar nuestros materiales.

Ah, los materiales, divinos, maravillosos, todos nos gustan, de todos queremos, hay que probarlos todos... "Pero... ¿si no me caben en mi mueblecito scrapero? ¿Dónde los voy a guardar? Ya está, me hago un huequecito en el armario de los niños y..." ¡¡¡¡ERROR!!!! Empezamos así y acabamos colonizando toda la casa. 


 ¿Hay soluciones? 
 ¿Cuáles se os ocurren? 

En próximas entregas de "Como scrapear y no perder la cabeza en el intento" hablaré de algunas de ellas y me encantaría poder contar con vuestras visiones y opiniones del tema.

Pero un adelanto, cuando os acerquéis a un bazar de “todo a 100”y empecéis a sentir ese cosquilleo en el estómago, acompañado de salivaciones y palpitaciones… salid corriendo, lo más rápido que podáis, no paréis.