miércoles, 23 de abril de 2014

Feliz Día del Libro y Feliz Sant Jordi

Hoy es un día especial.
Es el día del libro y también en San Jorge/Sant Jordi.

Ésta que escribe y que ha vivido varios años en Cataluña se siente muy identificada con este día y no deja de celebrarlo ningún año desde hace mucho, teniendo siempre presente el libro y la rosa.

Por si alguien no sabe porque precisamente en 23 de abril es el día del libro, os lo cuento:

El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes y Shakespeare. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores.

Pero ¿cómo llegó la idea de esta fecha a la UNESCO? Parece ser que la idea original partió  del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926. El 7 de Octubre de 1926 fue el primer Día del Libro, poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro, donde este día coincide con Sant Jordi - San Jorge 

En 1995 el día del libro se convierte en una fiesta mundial. El Día del Libro fue propuesto por la Unión Internacional de Editores (UTE), y presentada por el gobierno español a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en donde se aprobó proclamar el 23 de abril de cada año el "Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor".

Y como ya hemos dicho, el 23 de abril también es San Jorge/Sant Jordi, fecha en la que es tradicional también que los enamorados y personas queridas se intercambien, además de un libro, una rosa.

¿Y el por qué de la rosa? En Cataluña se cuenta esta leyenda de Sant Jordi:

Cuenta la leyenda, que allá por la Edad Media, cerca de  Montblanc había un gran dragón que tenía a todos los habitantes del pueblo atemorizados. Los habitantes no sabían cómo conseguir que el dragón no se acercara a la muralla y decidieron darle comida.

Le dieron ovejas, vacas, todos los animales hasta que no quedó ni uno. Pero seguía teniendo hambre y cada vez estaba más cerca de la muralla.


Los habitantes de Montblanc no sabían cómo pararlo y finalmente decidieron que tendrían que ir sacrificándose uno a uno. Pusieron los nombres de todos en un puchero, incluso los del rey y su preciosa hija, la princesa.


Cada día se sacaba un papel y el que salía era entregado al dragón para que se lo comiera. Pero llegó el día en que fue el turno de la princesa. El Rey pidió a los habitantes que tuvieran clemencia con la princesa y no la dejaran morir, pero era su turno y se tenía que cumplir lo acordado.

Cuando el dragón se acercó a coger a la princesa apareció un valiente caballero que empuñando su espada logró clavarla en el corazón del dragón. De la herida del corazón salió un gran chorro de sangre que cayó al suelo y del que creció un hermoso rosal.


El caballero recogió a la princesa y le dio una rosa. Todo el pueblo lo celebró y el rey ofreció la mano de su hija a ese noble caballero. Pero el caballero, a pesar de estar muy agradecido, siguió su camino.

¿Y quién era ese caballero? Claro que si, era Sant Jordi. De ahí la tradición de la rosa.

Así se conjugaron ambas celebraciones, de forma que el enamorado regalaba una rosa a su amada y ésta a su vez un libro a su enamorado, ahora rosas y libros se intercambian sin ninguna diferenciación de género, y tanto hombres como mujeres regalan y reciben libros y rosas a sus seres queridos: amigos, familia, amores...

En el mundillo scrapero en el que me muevo, este día también es muy especial. Si me seguís ya habréis visto que se han organizado varios eventos para  aprovechar este día en causas solidarias.

Yo he participado en El mejor reto del mundo, en dónde hoy se entregará a todos los niños hospitalizados en el hospital de Sant Joan de Deu de Barcelona un punto de libro salido de manos scraperas. También hemos hecho tarjetas para que se puedan vender en la tienda solidaria del hospital.

Nos hemos juntado un montón de gente y con nuestros granitos de arema hemos conseguido más de 400 puntos de libro y más de 600 tarjetas.

Otro de los eventos en los que he participado es para colaborar con la Fundació El Maresme, también de Barcelona. Me he estrenado como Agente Secreto Scrapbook. Un colega scrapero pidió ayuda y colaboración, y tampoco podíamos faltar. No se cuanto puntos de libro  se han hecho finalmente, pero seguro que un montón. Ojalá los vendan todos.

Y en tercer lugar he participado en otro evento, con las chicas del grupo Scrap sin Stress, que hemos organizado una especie de amigo invisible para regalarnos puntos de libro creados por nosotras, así como un libro de segunda mano.

Mi amiga invisible ya ha recibido su regalito y como veréis me he mantenido fiel a la tradición de este gran día: libro y rosas (un ramo entero).




Este libro es de esas cosas que encuentras por casualidad pasando el rato en una librería. Leí la sinopsis trasera y no lo dudé, para mi.

Lo he leido varias veces y llegaba el momento de que el libro partiese para llegar a manos de una nueva lectora. Es precioso, especial y me parecía perfecto para regalarlo en este día, además las rosas también están siempre presentes.

Rosa Candida es un canto a la vida, al amor, a la naturaleza, al destino, a la paternidad (si, si, con p de padre)... Si estáis buscando una lectura maravillosa os lo recomiendo.













2 comentarios:

  1. Gracias, siempre había querido saber el por que de este dia

    ResponderEliminar
  2. Para mi St. Jordi es un día especial. Es un día donde se regalan libros y rosas, la gente va por la calle con la felicidad en la cara y no importa hacer largas colas para poder comprar el libro deseado. Aquí decimos que es el día de los enamorados. Sin duda uno de los mejores días del año.

    ResponderEliminar

¿Te apetece comentar algo? Adelante, todas vuestras palabras son bienvenidas. Gracias.