miércoles, 30 de octubre de 2013

Tarde de Samain

Pues así pasé yo la tarde de ayer, con mis hijos, preparando cositas para la fiesta de Samain.

Y alguno dirá, que es el Samain, pues es como llamamos en Galicia al Halloween, siguiendo la tradición Celta... porque por si no lo sabíais, el Halloween no es algo nortemaericano, por mucho que lo parezca con tanta peli, publi y demás. No señor, el Halloween tiene su origen en la tradición celta como celebración del final de la temporada de cosechas y era considerada como el "Año Nuevo Celta".

Según parece, en esta celebración, los druidas se comunicaban con los antepasados y se creía que los «espíritus» de los ancestros visitaban en esas fechas sus antiguos hogares.

Pues bien, estas tradiciones se mantuvieron por muuuchos años en muchos lugares, y uno de ellos fue Irlanda, y se dice, se cuenta, que fueron los irlandeses que emigraron a Estados Unidos, los que se llevaron consigo la tradición de festejar a los muertos (por entonces ya unida a la festividad cristina del día dedifuntos).Y los estadounidenses, que todo lo hacen suyo... pues eso... Halloween...

Pero bueno, a lo que vamos. Que mis hijos tenían hoy fiesta en el cole. Merendola terrorífica, exposición de calabazas, música, baile, fiesta, fiesta!!!

Y claro, había que preparar algo. Todos los niños y niñás debían llevar algo para celebrar una merienda colectivca por cursos/ciclos, y los que quisiesen, una calabaza decorada.

Celia es la que más emocionada estaba con la calabaza, y ella me ayudó a vaciarla. Un trabajazo, porque estaba dura como una piedra.


Aunque la iba a llevar a cole, no podíamos perder la oportunidad de ponerle una vela y apagar las luces... uuuhhhhhhhhhhh!!!!



Y ya pasamos a la fase decoración, y como a los dos les gustan mucho los piratas... pues parche (con trozo de fieltro) y pañuelo (con resto de tela) todo pegado con silicona líquida de manualidades. Y a Iago se le ocurrió ponerle cicatrices con rotulador permanente para hacerla más terrorífica. ¿A qué quedó chula?


Y para la merienda, quería que ellos también participasen en su elaboración, así que nos decidimos por unos sandwiches de crema de cacao con forma de fantasma (la forma la hicimos con unos moldes metálicos redondos que aplastamos un poco para hacerlos más alargados... y que tengo que devolverles la forma original,,, ya veremos si puedo) y unas perlitas de chocolate para hacer los ojos.
Fácil, barato y lo más importante, ellos pudieron participar en todo el proceso... eso si, con las manitas muy limpias.



Y así se han ido esta mañana al cole, cada uno con su bandejita de fantasmas y Celia, además, con la calabaza.







9 comentarios:

  1. Después de la que has contado ya me hace más gracia halloween. Seguro que los niños se lo pasan genial, muy buena idea los fantasmitas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que claro, siempre nos cuentan las cosas desde una única perspectiva... y todo tiene su historia y sus orígenes...
      Un besote

      Eliminar
  2. Muy chulo!!! Los peques se lo pasan genial ayudando en la cocina, a mi me gusta que me ayuden aunque luego me tire horas limpiando!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  3. QUé bien lo pasasteis!!!! Esta tarde merendamos fantasmas, ea!! jejeje

    ResponderEliminar
  4. Seguro que disfrutaron como enanos, y tú también!! Muacs!

    ResponderEliminar
  5. ¡Que chulada! :D Yo no soy mucho de Halloween, porque aqui tenemos nuestra Castanyada, pero eso de su origen celta si me gusta... aunque ya me sonaba algo :P Me dan ganas de decorar con calabazas haha

    ResponderEliminar
  6. Menuda tarde noche que pasaron se lo pasarian pipa y disfrutarian de lo lindo, la calabaza quedo genial y los sandwiches tenian una pinta estupenda, bssss

    ResponderEliminar
  7. Que tarde mas divertida!! LA calabaza quedo genial!
    BesitoS!

    ResponderEliminar
  8. qué bonitas son las actividades en familia. Los fantasmitas son de lo más gracioso.

    ResponderEliminar

¿Te apetece comentar algo? Adelante, todas vuestras palabras son bienvenidas. Gracias.